SANIDAD, EDUCACIÓN Y BANCA

13-06-2012 por Administrador de guadalajara

Por José Luis Maximiliano Romo, Coordinador Provincial de IU

   Poco a poco vamos padeciendo en nuestras carnes los efectos de los recortes en Sanidad, Educación, dependencia y otras conquistas sociales por las que otras generaciones anteriores lucharon y que tanto esfuerzo social costó conseguir.

      En Castilla – La Mancha y en el conjunto del Estado se van tomando medidas que tienen un elemento común: siempre perjudican a los mismos y siempre favorecen a los mismos. Siempre perjudican a la inmensa mayoría social y benefician a unos pocos privilegiados, a una casta privilegiada que provoca con su avaricia las crisis económicas y pretende que paguemos todos nosotros a costa de nuestro salario en especie, a costa de la Sanidad, la Educación, la dependencia y las pensiones que pagamos con nuestros impuestos y cotizaciones para beneficio de quien necesite en cada momento de ellos, no para el beneficio de esa casta que necesita esos recursos para seguir enriqueciéndose y que deteriora dichos servicios públicos, porque lo que busca, además, es convertirlos en un negocio, en su negocio.

      Cada día vamos teniendo más información sobre como se están plasmando los recortes en el día a día. Sabemos que en el Hospital General de Guadalajara se van a cerrar durante el verano la mitad de los controles y varios quirófanos. Sabemos que se van a reducir los centros de atención continuada, con lo que muchos pueblos quedarán desatendidos. Sabemos que este verano, muchos pueblos no tendrán médico a la vez que se multiplica por muchas veces su población. Sabemos que es muy probable, que estos recortes que se anunciarán como provisionales se mantendrán en todo o en parte cuando pase el verano.

       Vamos a asistir también a un deterioro sin precedentes de la Educación Pública. Los recortes llevados a cabo en la escuela, que no afectan a los centros concertados, tendrán como consecuencia una pérdida de calidad educativa, que afectará inicialmente a los más desfavorecidos y que en el medio-largo plazo será la causa de una mayor desigualdad social. Las clases dominantes quieren mantener la dirección de esta sociedad en manos de los suyos y para ello eliminan la posibilidad de acceso a la educación de una amplísima mayoría social, empleando para ello viejas estrategias ya conocidas, como el aumento de las ratio de alumnos por clase, el aumento de las horas lectivas a los profesores, el aumento de las tasas universitarias. En definitiva, el desmantelamiento de una Educación Pública de calidad, que garantiza que todos y todas puedan acceder a la misma en condiciones de igualdad.

       La Sanidad y la Educación Públicas, dos de los pilares básicos del Estado de Bienestar están en peligro inminente. No es verdad que no haya recursos públicos suficientes para mantenerlas. Ha sido precisamente la decisión política de dedicar los recursos públicos a pagar los excesos de la banca, de las grandes empresas en general y las del ladrillo en particular, en vez de a mejorar el Estado Social, lo que ha esquilmado las arcas públicas y lo que las continúa esquilmando.

       La Comisión Europea estima que la banca española ha recibido hasta septiembre de 2011 ayudas públicas por importe de 110.000 millones de euros. Bankia, ha recibido o va a recibir del estado una inyección de más de 23.000 millones de euros y el fondo de rescate a la banca supone 100.000 millones de euros más. Para garantizar el pago los bancos alemanes y europeos piden más recortes más precarización social y laboral, lo que producirá más paro y más recesión y un círculo vicioso que irá empeorando la situación por momentos. Son los intereses de quienes provocaron la crisis los que se anteponen a los de la mayoría social. Es la hora de la movilización social. Es la hora de decir basta.